Hituco Molavéis

18 enero 2015

Profecías para 2015

Filed under: Uncategorized — hituco @ 5:19 pm

150111 MONO%20PROFECIAS

11 enero 2015

Tsunami de Spots que se avecina

Filed under: Uncategorized — hituco @ 5:08 pm

Tsunami de Spots

29 septiembre 2013

“Que pase el desgraciado…”

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:58 pm

???????????????

130927, Epigmenio Ibarra, Milenio

La explotación impúdica de la miseria humana, la utilización de la tragedia para ganar audiencia y su conversión en espectáculo no han sido nunca ajenas a la tv mexicana.

Una tv donde, para enfatizar el drama y subir el rating, se llega al extremo de musicalizar los reportajes en los noticiarios. Como si el sufrimiento de las víctimas de una tragedia no fuera suficiente y brutalmente elocuente.

Y es que la tv mexicana no puede con la realidad; tiene con ella una incompatibilidad genética, no la tolera, no la entiende y menos todavía en sus espacios supuestamente dedicados a la información.

Nacida para negarla, para deformarla de acuerdo a las necesidades del régimen al que durante

tantas décadas sirvió incondicionalmente, hoy que la tv se ha convertido en el poder y la Presidencia de la República en una vicepresidencia corporativa del duopolio, simple y llanamente la sustituye.

No es el México real el que se presenta en la pantalla; es el que a la tv le conviene, el que al poder resulta inocuo, el que hace que, aletargado frente a la pantalla, nazca otro México, el que no atina, ni siquiera, a cambiarle de canal.

El México domesticado que tolera sin chistar, uno tras otro, los agravios del régimen. El que consume basura y la disfruta.

Lo más triste, lo más jodido, es que, efectivamente, el recurso funciona a los grandes concesionarios y tanto que personajes siniestros como Laura Bozzo tienen en las pantallas una posición privilegiada y montan sainetes como el que montó en Guerrero, con el apoyo de Eruviel Ávila, esta conductora.

De esta misma fuente abreva el régimen; a estos hábitos de consumo de basura se debe. Por esto que ven en la tv los mexicanos se explica que nos gobiernen el PRI y Enrique Peña Nieto.

De la misma explotación de miseria humana, de la exacerbación de los más primitivos instintos, del miedo y el odio se nutre el régimen, sobre ellos se monta.

Del aplastamiento mediático y la incitación al linchamiento de los opositores.

De las campañas de odio a la exacerbación del miedo al cambio en la población.

Del más abyecto y descarado culto a la personalidad de los funcionarios a la negación absoluta del espacio público a quienes disienten.

Así trazan juntos, régimen y tv, la trayectoria de la infamia.

Quienes nos gobiernan, como ese triste reyezuelo del Estado de México, se aprovechan de las tragedias, que siempre se ceban en los más pobres, para sacar de inmediato raja política.

Los damnificados representan para nuestros próceres solo una oportunidad para sacarse fotos, para aparecer en las pantallas de tv, convertidos en salvadores de la nación, en apóstoles, en servidores de esos a los que han despreciado siempre.

Tan deleznable como lo que hace la Bozzo son la visitas, rigurosamente vigiladas por el Estado Mayor, que a los alberges o al Zócalo convertido en cuartel federal y disfrazado de centro de acopio, hacen Enrique Peña Nieto y los funcionarios de su gobierno.

Lamentable es el despliegue que hace de estas piezas propagandísticas, convertidas en noticia de primera plana, una enorme cantidad de diarios en todo el país.

 

Han sentado sus reales en México la simulación y la mentira. De la mano de la corrupción y la impunidad se han establecido entre nosotros.

De un plumazo se borra la responsabilidad del régimen en la tragedia.

Los efectos corrosivos de la corrupción que hacen que poblados enteros, obras de infraestructura mal construidas, caigan hechos pedazos ante el embate de la naturaleza.

Entre los damnificados se retratan esos que son culpables directos de la marginación, de la miseria que hace más vulnerables a tantos.

Los que expulsaron hacia las zonas de alto riesgo a los más pobres.

Los que violaron la normatividad urbana permitiendo asentamientos en barrancas y cauces.

Los que no hicieron nada para prevenir la tragedia pese a las advertencias.

Ellos, los que mal gobiernan este país, abrazan, conversan, miran compasivos a los damnificados.

Todo esto, claro y como la Bozzo, frente a las cámaras, solo para las cámaras.

Pero no se conforman. No les basta su imagen en las páginas de los diarios. Su nombre dicho, una y otra vez, en la radio. Su imagen multiplicada en la tv. Necesitan más.

Miles de millones de pesos del erario, vitales para la reconstrucción, se malgastan en spots y campañas de imagen.

Traición sobre traición a quienes sufren, se les usa, se les exprime y se les desecha. “Que pase el desgraciado…”, espectáculo será su tragedia, vil instrumento de marketing político.

http://elcancerberodeulises.blogspot.com http://www.twitter.com/epigmenioibarra

 

22 septiembre 2013

¿Cuál Fiesta Patria?

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:52 pm

cnte desalojos

130916, Alejandro Páez Varela, Sinembargo.mx

Que removieron a los maestros del Zócalo para que “los mexicanos pudieran celebrar la Fiesta Patria”. Eso dijeron. Hombre, asombra tanta amabilidad, pero no se hubieran molestado: muchos mexicanos no recordamos, seguramente, a cinco Héroes de la Independencia (es más, me atrevería a decir que ni Enrique Peña Nieto podría citarlos sin apuntador). Lo que sucede es que la protesta social le provoca más incomodidad a la clase gobernante que una tía sacada del manicomio en Navidad, ¿para qué nos usan de pretexto? Que los sacaron del Zócalo para que los mexicanos celebráramos las Fiestas Patrias, caray. Pues a menos de que haya una nueva versión oficial de “Fiestas Patrias” que agregue tanquetas con cañones de agua…

Porque, por si no lo saben, hace mucho tiempo que los gobiernos se alejaron de la gente para las fiestas nacionales. ¿De dónde viene, ahora, esa preocupación? Para recordar la Expropiación Petrolera, por ejemplo, inundan de spots la televisión mientras que organizan actos privados en los que rinden honores a sus propios héroes, como Carlos Romero Deschamps, símbolo de la corrupción revolucionaria institucional. Se vende un “festejo” por la tele mientras los políticos refrendan su simpatía a este líder corrupto (sí, corrupto e inmoral, que roba en un país con más de 50 por ciento de sus ciudadanos en la pobreza). ¿Y cómo no lo iban a festejar? Que sepamos, sólo en el año 2000 desvío mil millones de pesos para la campaña política del PRI, de acuerdo con las autoridades electorales. Y mientras el IFE condenaba el robo, la Procuraduría General de la República (PGR) exoneraba al ladrón de los mismos cargos. Y no cualquier PGR: la PGR de Vicente Fox, quien días después de asumir la Presidencia ya se sentaba con el líder corrupto, así como lo hizo, en su momento, el mismo Felipe Calderón. ¿Cuál Fiesta Patria?

Hace mucho tiempo que el aniversario de nuestra Revolución es una concesión exclusiva del PRI (aún cuando gobernaba el PAN). Sus desfiles, como lo veremos el 20 de noviembre, no son desfiles populares. Sí, la gente se acerca, ¿cómo no?, si el pueblo mexicano tiene afición por las fiestas. Pero no son eventos para el disfrute de la sociedad mexicana, sino demostraciones públicas de control: marchan militares, escuelas, sindicatos. No es que ellos no sean pueblo –soldados, estudiantes y maestros, obreros–. Lo son. Pero van allí porque es una obligación. Luego, en el Castillo de Chapultepec o en la Residencia Oficial de Los Pinos o en Palacio Nacional se organizan pachangas a las que asisten los mismos de toda la vida y no para celebrar, sino para rendir pleitesía: los grandes empresarios del momento, los secretarios de Estado, los allegados del Presidente en turno, los líderes de partidos y sindicatos. Los amigos de la casa, pues. La Revolución dejó de ser, desde hace mucho tiempo, una celebración popular. ¿Cuál Fiesta Patria?

Hace tiempo que es lo mismo con los festejos de la Independencia: la radio y la televisión anestesian durante días a la gente con gestas heroicas y música de Moncayo; el acto medianamente popular es para personas acarreadas o para aquellos que aceptan someterse a operativos de vigilancia con miles de policías y militares, y luego el Presidente en turno ofrece recepciones privadas para –otra vez­– embajadores, secretarios de Estado, empresarios en turno, dirigentes partidistas y sindicales y gente “notable”. Muchos mexicanos se toman 15 y 16 de septiembre como días de pachanga oficial, y todos bebemos con fascinación. La verdadera fiesta nacional está en la cena y la bohemia de esos días; en el puente que permite descansar; en los ríos de tinta verde, blanca y roja que aleja (insisto en la anestesia) a los mexicanos de su verdadera condición. ¿Cuál Fiesta Patria?

Hace mucho tiempo que nos compramos ilusiones de alcohol y serpentinas con las Fiestas Patrias porque así se nos ha educado. Curiosa manera de celebrar los gestos de valentía de quienes nos precedieron: lo hacemos encerrados en nuestra propia cobardía, en juegos de palabras que hablan de la mexicanidad pero ignoran deliberadamente que esta Nación no requiere de borrachos, sino de gente con arrojo. Festejamos, anestesiados, por la Independencia de un país cada vez más dependiente de la “buena voluntad” y la codicia de los extraños; festejamos una Revolución cuando las revoluciones urgentes no han sucedido: México, con más de 50 millones de pobres, alberga los negocios de uno de los hombres más ricos del mundo. México, que presume su 20 de noviembre, sigue padeciendo (y allí están las cifras del INEGI) del abuso, la falta de oportunidades, la desigualdad y la corrupción de los años de Porfirio Díaz. ¿Cuál Fiesta Patria?

Espero no echarle a perder, con este texto, sus ganas de celebrar. Pero no me puedo quitar de la cabeza que México inaugurara el uso de tanquetas de agua contra los manifestantes justo unos días antes de la ceremonia del Grito; o, para ser más preciso, que se hubiera puesto como pretexto que “los mexicanos queremos celebrar” para remover por la fuerza, en un evento que ratifica el fracaso de la política, a maestros que son parte de esa masa de millones de pobres insatisfechos.

Se dijo que “los mexicanos queremos celebrar a nuestros Héroes Patrios”, y que por eso el uso de la fuerza. Ojalá fuera así, pero casi todos sabemos que es mentira. Cuáles Héroes Patrios: la mayoría no podría mencionar por sus nombres a cinco de esos que nos dieron Patria porque, por un lado, el sistema educativo no nos lo enseñó bien y porque, por el otro, la Independencia no es sino una serie de días que agrupados constituyen un “puente” de ocio para beber, comer y endeudarnos.

Hace años que las Fiestas Patrias son pretexto para soltarnos el chongo, y no hay nada de malo en ello. Removieron de la plancha del Zócalo a los maestros porque no soportaban lo que significaban: un Estado, el mexicano, incapaz de responder a las demandas de un grupo de ciudadanos. Que no vengan con que era para que “los mexicanos celebraran”, que la mayoría ni siquiera pone un pie en el Zócalo.

Los disolvieron con la fuerza del Estado porque querían su pachanga, eso sí. Una pachanga que ha perdido sentido y se volvió una justificación para que la clase gobernante vista los colores patrios y celebre sus negocios, mientras los demás simplemente nos emborrachamos.

Asombra tanta amabilidad, pero mejor se hubieran tomado otra molestia: la de responder a esos maestros, tan pobres como los más pobres, que reclaman casi en solitario que les hubieran disfrazado una Reforma Educativa cuando en realidad es una Reforma Laboral como las que tanto gustan a los que, les garantizo, no pasarán de la segunda estrofa del Himno Nacional sin chícharo y sin apuntador. ¿Cuál Fiesta Patria?

15 septiembre 2013

Qué caradura, Luis Videgaray

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:49 pm

fiscal indulto

130909, Alejandro Páez Varela, Sinembargo.mx

El Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, tuvo un supuesto ataque de sinceridad ayer por la tarde cuando hizo su balance de 9 meses en el poder:

Que la economía no ha avanzado en los últimos 30 años y que está asociado al nulo crecimiento de la productividad. Que el bajo crecimiento no ha permitido satisfacer las necesidades del segmento más bajo de la población y que, por ello, más de 45% de la población está en situación de pobreza. Que 61% de los mexicanos carece de acceso a la seguridad social y dos terceras partes de los adultos mayores nunca cotizaron en un esquema de protección. Que México es el único país de los integrantes de la OCDE que no tiene seguro de desempleo. Que 60% de la población que trabaja está empleada en la informalidad. Que somos el segundo país en la OCDE con mayor prevalencia de obesidad. Que en México, el consumo de combustibles por habitante es superior al de países más desarrollados y las emisiones de gases de efecto invernadero están generando grandes daños de salud pública. Y que en el último año, la economía se ha debilitado.

Ja, ahora resulta.

No dijo que en los últimos 30 años a los que hace referencia, el país entró en una serie de reformas que incluyeron la desincorporación de las empresas nacionales que, devoradas por la corrupción y la ineficiencia de los políticos, tuvieron que ser vendidas al mejor postor.

No dijo que, en esos 30 años, el modelo económico generó más pobres pero, en cambio, hizo obscenamente ricos a unos cuantos: los que recibieron a precios ridículos (los bancos o Telmex, por ejemplo) las empresas que pertenecieron al Estado mexicano.

No dijo, en ese supuesto ataque de sinceridad, que hace 30 años gobernaba el entonces Presidente Miguel de la Madrid Hurtado, de su partido, el PRI, y que fue él quien inició la serie de reformas para llevarnos “al primer mundo”. No dijo que siguió el priista Carlos Salinas de Gortari, quien puso a todo Televisa a cantar su “Solidaridad” –algunos cantantetes hasta lloraron– y mientras, entregaba las empresas nacionales a unos cuantos que ahora son los multimillonarios que nos gobiernan. No dijo, Luis Videgaray, que después vino Ernesto Zedillo, del PRI, y con él tuvimos años de recetas amargas de liberalismo –para calmar una tormenta financiera– que no acabaron la desigualdad, sino que la acentuaron. Y tampoco dijo –faltaba más– que los dos mandatarios siguientes, Vicente Fox y Felipe Calderón, ratificaron ese mismo modelo económico que no ha sido sino una maldita fábrica de jodidos.

No dijo que la Reforma Energética que proponen es exactamente el mismo modelo que nos llevó a esta ruina: Hacer una venta escondida de Pemex (es decir: está desplumada, denle los negocios a los extranjeros), como lo hicieron en el pasado con otras empresas estatales: las quebraron con corrupción e ineficiencia, y luego las entregaron a sus aliados.

No dijo que los que saquearon Pemex y Telmex y Ferronales y los bancos y tantas y tantas empresas de los mexicanos nunca fueron a prisión, mientras los líderes sindicales y los políticos y sus empresarios favoritos se enriquecían.

Lo que Luis Videgaray no dijo es que con menos de un año en el poder, Enrique Peña Nieto y él, encargado de la hacienda pública, han llevado la economía de los mexicanos al resbaladero: estamos ya en recesión técnica por la cantidad de meses acumulados con crecimiento nulo.

Y ya ni le sigo. Como si no lo supiéramos, nos viene a decir que estamos de la fregada. Ja, qué caradura. Como si esta condición en la que nos encontramos no tuviera culpables: todos ellos presidentes priistas menos dos inútiles igualitos, pero del PAN: Fox y Calderón.

Nos viene a decir que los pobres son un montón y que algo debe hacerse. ¿En seriooo? Como qué, ¿como crear programas asistencialistas para secuestrar su votooo? ¿Como mantener a –y servirse de– líderes corruptos como Romero Deschamps, Juan Díaz, o los sátrapas con los que organizan sus circos cada 1 de mayooo?

(Alargo las “ooo” para darle tono de sarcasmo).

Pues más que un arranque de sinceridad, el del Secretario de Hacienda –y cerebro de Peña Nieto– es un arranque de desfachatez.

Qué caradura son nuestros políticos, la neta. Qué caradura, Luis Videgaray.

8 septiembre 2013

El rasero de la eficacia

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:47 pm

informe espejo

130902, Jesús Silva-Herzog Márquez, Reforma

Regresaron con la presunción de que ellos sí sabían gobernar. Que todo lo que había pasado en los últimos 12 años era producto de la incompetencia de unos ingenuos. No eran capaces de producir orden, no sabían cómo trabajar con el Congreso, ni siquiera se entendían entre sí. Eran los responsables de la explosión de la violencia, del retraso en las reformas, de la “pérdida de autoridad”. Los panistas sabrían ganar elecciones pero no sabían gobernar. Ya no eran los “místicos del voto de antes”: ahora eran inútiles con votos. Los priistas cultivaron así la leyenda de su época: antes de la llegada del PAN, la política era un reloj que funcionaba con exactitud, una pirámide bien asentada donde regía el principio de autoridad.

El candidato del PRI hizo de la eficacia el centro de su oferta política. Sería el Presidente que le devolvería empuje al país. Su proyecto no se distinguía con claridad del proyecto panista. La diferencia era el acento en la capacidad. El gobernador del Estado de México ofrecía oficio al servicio de la continuidad. Al enfatizar esa capacidad para lograr lo deseado, Peña Nieto apuntaba la ineptitud de los panistas y afirmaba, a la vez, el valor con el que habría de medirse su gestión. Peña Nieto ha querido que se le evalúe con el medidor de la eficacia: capacidad para conseguir lo propuesto. Desde luego, el rasero de la eficacia no es el único que debe emplearse para medir la acción política. ¿Eficacia de qué? ¿Eficacia para qué? ¿Eficacia a qué costo? Ser eficaz es conseguir lo que uno quiere, no es necesariamente lograr lo conveniente. Que el gobierno se salga con la suya no es necesariamente una buena cosa. Pero, si bien debemos decir que ese valor no es el único relevante, podríamos aceptarlo para evaluar la acción de un gobierno que se presume eficaz.

El Pacto por México embonó a la perfección con el propósito de construir una “democracia de resultados”. Una coalición extravagante que incorporó a la izquierda y a la derecha en un programa reformista ambicioso y relativamente concreto. El Pacto fue una bolsa de oxígeno para tres enfermos: el gobierno necesitaba votos en el Congreso; al PAN le urgía deslindarse de su pasado reciente; al PRD le convenía marcar la diferencia con sus radicales. Funcionó. No solamente facilitó las primeras reformas de la administración, también ayudó a redefinir el perfil de los partidos y trazar con nitidez sus diferencias interiores. Se trató de un pacto de la clase política para reivindicar lo legítimamente común: una política de Estado frente a los poderosos intereses parciales.

No fue poco lo que se logró con ese acuerdo en los primeros meses de gobierno. Parecía, en efecto, que se había encontrado una fórmula para la eficacia: negociaciones entre el gobierno y los dirigentes partidistas que eran ratificadas velozmente por el Congreso. Algo había de cierto en el eslogan: la política movía a México. La mesa del Pacto sustituyó en la práctica al Legislativo como foro de la discusión y el acuerdo. Esa fue la primera avería de la eficacia. Los legisladores empezaron a resentir el maltrato de las cúpulas y a oponer su resistencia al libreto del gobierno y sus aliados. El Pacto hizo crisis primero por la fragilidad de los liderazgos partidistas, por la precaria cohesión interna de las oposiciones, por las vivas animosidades que hormiguean dentro de los partidos.

Pero la eficacia se desmorona a golpes de imprevisión, docilidad y descoordinación del gobierno federal. En pocas semanas se ha diluido la imagen de capacidad política. El gobierno no tiene más discurso que elogiar su despegue y el hallazgo de aquel pacto. La Presidencia renuncia al liderazgo, incluso a los instrumentos constitucionales de su poder, como lo es la iniciativa preferente. El gobierno parece haber abdicado a su voluntad: quiere lo que quiere la mesa del Pacto y no se atreve a pensar por fuera de ese espacio. Tal vez no debería sorprender, pero es notable la falta de argumentos del gobierno para defender sus políticas -más aún su indisposición para razonar en público sus propios proyectos. El gobierno cree que una campaña publicitaria y la tonta evocación del general Cárdenas pueden vender su reforma energética. Los críticos de la incompetencia reciente han dejado todos los espacios a sus adversarios. Al tiempo que el discurso oficial enfatiza la ambición reformista, el equipo presidencial es profundamente conservador… e incompetente. El aterrizaje de la reforma educativa es una lección de ineptitud y de arrogancia. Nadie que haya vivido en México en los últimos años podría sorprenderse de la reacción magisterial. Nadie… menos el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Atado a su única estrategia, renuente a cualquier conflicto, desprovisto de un equipo coherente y enérgico, congénitamente indispuesto a la polémica, el gobierno federal se atasca de nuevo en la esterilidad. El espejismo de la eficacia priista no aguantó un año.

http://www.reforma.com/blogs/silvaherzog/

Twitter: @jshm00

 

1 septiembre 2013

Los maestros democráticos, bajo sitio

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:44 pm

a cnte oidosordo

130828, Tatiana Coll, La Jornada

Ciro Gómez Leyva apareció en la pantalla con el rostro desencajado, visiblemente resentido y contrariado por la decisión de retirar, aunque fuese momentáneamente, la Ley sobre el Servicio Profesional Docente que debía de ser votada sin excusa ese mismo día. Su mirada y su voz trasminaban mucho más que una simple molestia; en realidad se percibió una ira escasamente controlada, una ira que sólo puede ser provocada por un enraizado odio de clase: ¡no era posible que un tumulto popular haya doblegado al Congreso! Después lo dijo claramente: han aceptado sacar la ley que representa el corazón mismo de la reforma, y eso no se puede permitir. Una ira que se percibe igualmente en las cúpulas mediáticas del continente cuando hablan de los diversos gobiernos democráticos, una ira muy parecida a la de los medios chilenos, encabezados por los momios pinochetistas”, cuando se refieren a los estudiantes que luchan por una educación pública.

Siguiendo puntualmente esta pauta, las televisoras y radios han establecido un duro estado de sitio sobre el magisterio democrático. Los empresarios, los medios y el “Pacto por Peña Nieto” están concentrados en construir un cerco que les permita avanzar impunemente hacia la represión, ya lo dice abiertamente el señor Camacho Quiroz. Sus comentaristas repiten sistemáticamente la misma cantaleta: “vandalismo, irracionalidad, oscuros intereses personales”, por lo cual concluyen: “los maestros no quieren ser evaluados”. Mentiras bien calculadas, pues no ha habido actos de vandalismo en las marchas y plantones de miles de maestros; no hay irracionalidad en acudir a la manifestación pública cuando después de meses en que han presentado sólidos argumentos en cientos de documentos nadie los toma en cuenta; no hay oscuros intereses cuando se está defendiendo el derecho al trabajo y, sobre todo, no hay rechazo a ser evaluados, sino a cómo y para qué se les quiere evaluar. No son los maestros los que tienen sitiado el Congreso y a los “ciudadanos”, como despotrican los medios: es la cerrazón total, el desprecio y la displicencia de todos los que deciden en torno a estas modificaciones lo que ha sitiado a los maestros democráticos y los obliga a romper el cerco con sus únicas posibilidades: la movilización masiva.

Podría asegurar que 90 por ciento de los congresistas ni siquiera han leído con un mínimo de detenimiento las leyes que votan tumultuariamente, irracionalmente, a gritos y sin presentar ningún argumento válido para arrancar a los maestros la estabilidad laboral. Si se aplicara una evaluación, incluso estandarizada, a los diputados sobre el contenido de las leyes que votan, los resultados serían patéticos; están acostumbrados a actuar bajo consigna y en la impunidad.

El “corazón de la reforma” es efectivamente la Ley del Servicio Profesional Docente, que asienta textualmente que “en los casos de quien no se incorpore a los programas de regularización o no alcance un resultado suficiente en la tercera evaluación, se darán por terminados los efectos del nombramiento correspondiente sin responsabilidad para la autoridad educativa”. Esto determina prácticamente un estado de excepción sobre las condiciones generales de trabajo de uno de los profesionales que históricamente han aportado más a la fundación de un país justo y digno. No hay para ningún otro profesionista una ley específica que reglamente de manera excluyente y excepcional sobre los derechos laborales. Ni a los médicos, ni a los ingenieros, ni a ningún especialista contratado con una plaza de base se les somete a esta nueva reglamentación. No se concibe nada semejante para esa enorme cauda de funcionarios que andan brincando de puesto en puesto sin siquiera tener el perfil adecuado; tampoco a los “representantes de la nación” que nunca, ni siquiera, rinden cuentas a sus electores. No se han realizado evaluaciones a los “expertos” que construyen esa cantidad de exámenes estandarizados, plagados de errores reiteradamente señalados, igual que los libros de texto, que pululan por el Conacyt, Ceneval, Comipens, INEE y otros organismos “autónomos”.

La mentira más grave y cínica de todas las que a diario nos remachacan en los medios, la que el propio presidente Peña Nieto ha dicho, y que repiten todos, es la de que “no serán afectados los derechos laborales del magisterio”. Demagogia y cinismo han caracterizado siempre al discurso priísta, en el cual es todo un experto el “señor de los chinchones”, actual secretario de Educación; sin embargo, la ira que traspasó la mirada y palabras de Ciro Gómez Leyva y otros, como el diputado Alberto Villarreal, del PAN, demuestra que el objetivo real es deshacerse ya de ese magisterio democrático molesto. Es el mismo odio de clase que llevó al obispo de Ecatepec a decir a Fox que no importaba si tenía que acabar con unos 300 atenquenses, pero que no reculara en la decisión.

25 agosto 2013

Peña, el ilusionista

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:39 pm

cnte mesa

130819, Carlos Fazio, La Jornada

El administrador-gerente de Los Pinos, se­de ejecutiva y razón social de la empresa encargada de la compra venta de México en su fase actual, miente. Pese a tener asegurados los votos del Pacto por México para consumar el atraco del siglo a la nación −esto es, la contrarreforma energética−, Enrique Peña ha venido desplegando una demagógica y millonaria campaña de intoxicación mediática, con eje en la falsificación histórica y una distorsión y manipulación ideológica informativas.

En periodismo los adjetivos sobran; pero argumentados pueden ayudar a una comprensión de los hechos. Según su definición, una mentira es una expresión que resulta contraria (en todo o en parte) a lo que se sabe, se piensa o se cree. Lo opuesto de mentira es verdad. Mentir implica un engaño intencionado y consciente. Quien miente espera que el otro crea en la veracidad de su dicho. Quien miente sabe que está incurriendo en algo falaz, pero su interlocutor puede no advertirlo. La mentira implica una falsedad y opera como sinónimo de engaño, calumnia, embuste o falacia. A quien miente se le llama mentiroso.

Demagogia es una práctica política que mediante promesas falsas o infundadas manipula los sentimientos y las emociones de la población para ganarse su apoyo y convencerlas de la conveniencia de aceptar un programa de gobierno. Para el caso, la contrarreforma energética. A través de la propaganda y la retórica (como técnica de expresión para lograr la persuasión del destinatario), el demagogo busca incentivar los prejuicios, miedos y los deseos o las esperanzas de la gente para conseguir el favor popular. En última instancia, la demagogia permite atraer las decisiones de los demás hacia los intereses propios (o de la clase dominante) a partir de la utilización de falacias o mentiras. La manipulación de la información, la seudohistoria, los datos fuera de contexto y las falsas dicotomías también forman parte de la demagogia.

Aristóteles definió la demagogia como la forma corrupta o degenerada de la república. La práctica demagógica busca eliminar toda oposición y según Platón y Aristóteles puede conducir a un régimen autoritario oligárquico. Plutocrático y cleptocrático, diríamos hoy. Arrogándose el derecho de interpretar los intereses de las masas como intérprete de toda la nación (de la “mexicanidad” o el “verdadero cardenismo” para el caso de marras), el demagogo confisca todo el poder y la representación del pueblo e instaura una tiranía o dictadura personal.

El demagogo busca servirse de las masas para sus propios fines personales y/o de clase. Para eso cuenta con equipos de profesionales que aprovechan situaciones histórico-políticas excepcionales, dirigiéndolas para fines propios, para ganar el apoyo de la población, mediante mecanismos publicitarios, dramáticos y sicológicos. Naomi Klein le llamó la “doctrina del shock”. Hardt y Negri cuestionan como demagógicas a las democracias occidentales porque utilizan de manera intensiva técnicas publicitarias características del marketing y manipulan a la población a través de los medios de difusión masiva, amén de que recurren de manera sistemática a polarizaciones absolutas (maniqueas): bien-mal, democracia-populismo, desarrollo-atraso.

Falacia es utilizar argumentos que equivocan las relaciones lógicas entre elementos, o bien adoptan premisas evidentemente inaceptables. Al presentar información incompleta sobre su iniciativa energética, excluyendo posibles problemas y dificultades u ocultando datos, el “mágico” Peña cae en una manipulación de significados. Además, al “privatizar” de manera burda, antiética y tramposa el pensamiento y las posiciones de Lázaro Cárdenas (quien siempre priorizó el dominio de lo público y los fines sociales versus el apetito de los consorcios petroleros privados), practica la seudohistoria; no sigue las convenciones historiográficas y del método histórico y de modo artificioso busca minar los ideales cardenistas. Realiza una manipulación ideológica y escamotea la verdad vía una mala imitación que pretende hacer pasar por el objeto original. Falsedad suele vincularse con hipocresía, que se produce cuando un sujeto finge cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente posee; ello exhibe una ausencia de coherencia entre las ideas y las palabras o acciones.

Por todo lo anterior, el pragmático mesías épico que ha prometido casi el paraíso a los mexicanos, miente. Cuando Peña y su propaganda de saturación mediática dice que “Pemex ni se vende ni se privatiza”, miente de manera perversa, deshonesta y falaz. En la jerga orwelliana (donde dice paz leer guerra), hay que entender su mensaje en el sentido de que los hidrocarburos de la nación serán entregados a las trasnacionales ExxonMobil, Chevron, Shell, BP (ex British Petroleum), Total y Repsol YPF. Igual ocurrirá en el ramo de la electricidad, un área ya penetrada por Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Endesa y otras empresas extranjeras.

En parte privatizados, los hidrocarburos y la electricidad son las joyas de la corona del proyecto neoliberal. La iniciativa-trampa del “negociante” Peña es gradualista: busca una contrarreforma constitucional (artículos 27 y 28) que elimine la exclusividad del Estado en petróleo, petroquímica básica y electricidad, y consumar luego −ese es el truco− el robo de la renta energética modificando la “letra chiquita” (leyes secundarias).

El ilusionista de Los Pinos −nada de lo que parece es− funge como capataz del gobierno en las sombras de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (Aspan). Es el asalariado de un puñado de plutócratas; los verdaderos amos de México. De aprobarse la contrarreforma, Peña −no ya Pemex ni la CFE− extenderá los permisos y contratos. Su suculenta tajada, pues: Business is business. Para alcanzar todo ello, si la protesta social se desborda cuenta con la prensa amaestrada, la maquinaria del PRI y el uso de la violencia represiva como último recurso. El espectáculo continúa.

18 agosto 2013

Mi postura ante el régimen o al PRI ni el beneficio de la duda

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:32 pm

raulsalinas primero lo importante

130816, Epigmenio Ibarra, Milenio

Venceréis pero no convenceréis. Miguel de Unamuno a

Millán Astray, luego de que éste gritara “muera la inteligencia”.

Lo siento. No me acomodo en el “ni modo; así son las cosas en México”. Me sienta mal la resignación y peor todavía la credulidad. No estoy, pues, equipado —me faltan estas dos condiciones básicas— para soportar este régimen.

Y no lo estoy porque tengo, además, una memoria viva y puntual para los agravios. Se me da mal el olvido cuando de crímenes y traiciones se trata.

Me duele ver a mi patria herida, saqueada y humillada y a los culpables de estas afrentas impunes, en el poder y enriquecidos.

Me rehúso a instalarme en la apatía o, peor todavía, en el cinismo de aquellos que, a hechura del priismo, se han convencido de que aquí “el que no transa no avanza”. Creo, por el contrario que, en México, las cosas deben y pueden cambiar.

Como decía León Felipe, yo ya me sé todos los cuentos, y si no soy capaz de confiar en un capo del narcotráfico, como El Chapo Guzmán o Caro Quintero para hablar de esos que hoy gozan de libertad aunque se operen para cambiar de cara, tampoco puedo confiar en el PRI aunque presuma “nuevo rostro”.

Sé que a algunos puede parecer desproporcionada la comparación entre el crimen organizado y un partido político, pero a los hechos me remito y al daño que este partido, que nos ha gobernado por décadas, ha ocasionado al país.

Hay muchos desmemoriados que parecen haber olvidado la represión, el saqueo sistemático del erario, los fraudes electorales, los vicios del corporativismo, la ineptitud criminal del régimen, su labor corrosiva en todas las instituciones del Estado y en casi todos los ámbitos de la vida pública, su sumisión ante los poderes fácticos y las potencias extranjeras, sus nexos históricos con el narcotráfico.

Yo, en cambio, al PRI no le concedo ni el beneficio de la duda.

Me acuerdo del Negro Durazo y Nazar Haro, de la Brigada Blanca y Echeverría. Me acuerdo del 68, el 71, la guerra sucia, los desaparecidos, la represión a los movimientos sindicales, campesinos, democráticos.

Me acuerdo también de los 600 perredistas asesinados y de la masacre de Aguas Blancas. Del 88 y 2006 y 2013 y de los incontables fraudes electorales en estados y municipios.

Y no se me olvida que Elba Esther y Romero Deschamps nacieron, crecieron y robaron al amparo del PRI.

Tengo presente que muchos de los grandes capos fueron miembros de la tristemente célebre Dirección Federal de Seguridad. Sirviendo al PRI nacieron los cárteles de la droga. Sirviéndose del PRI es que se consolidaron y expandieron hasta convertirse en lo que hoy son.

Tengo claro que el PRI, a cargo de la seguridad y las finanzas, es corresponsable de los fracasos de Vicente Fox y que tiene las manos manchadas de sangre, pues acompañó, avaló e instrumentó la guerra de Felipe Calderón.

No se me olvida lo que presidentes, secretarios de Estado y gobernadores del PRI han robado o han permitido robar a otros. Sé que la estela de corrupción dejada por personajes emblemáticos del priismo, como Hank González, Moreira, Granier, Montiel, Cavazos Lerma, será muy pronto ensanchada por nuevos nombres.

Porque así opera el PRI, así gobierna, repartiendo el botín.

Así como no le creería ni una palabra a un Antonio López de Santa Anna que, en cadena nacional, tratara de convencerme de la conveniencia y necesidad de vender a EU la mitad de México, tampoco le creo a Enrique Peña Nieto y a los suyos cuando promueven y justifican su reforma energética.

Me indigna el cinismo cuando enumeran los muchos problemas que enfrenta Pemex, cuando la presentan como una empresa quebrada. Como si ellos no hubieran sido responsables de administrarla durante tantas décadas, como si no la hubieran saqueado sistemáticamente.

Menos todavía, ante la enumeración de los males de la paraestatal, olvido el Pemexgate. La escandalosa manera en que sustrajeron, con la complicidad del sindicato de Romero Deschamps, fondos de la empresa para la campaña electoral de Roberto Madrazo.

Sé que la maquinaria priista, aceitada con el dinero público, capaz de penetrar, por la vía de la tv en todos los hogares, en todas las conciencias, es brutalmente eficiente. Que aplasta, inmoviliza, produce amnesia colectiva.

A nosotros los que no olvidamos, como dice Blas de Otero, nos queda la palabra para avivar la memoria y nos quedan las calles para defender lo que a la nación pertenece. Nos, vemos pues, en el Zócalo, este 8 de septiembre.

http://elcancerberodeulises.blogspot.com

http://www.twitter.com/epigmenioibarra

12 agosto 2013

Haga click en el link (liga) de abajo y lea “Ser un Salinas” y otros más…

Filed under: Uncategorized — hituco @ 4:30 am

http://rapidshare.com/files/1805923061/HM130805%20Ser%20un%20Salinas.docx

 

raulsalinas imparrticiondejusticia TIT

5 agosto 2013

Haga click en el link (liga) de abajo y lea “Un país enfermo” y varios más…

Filed under: Uncategorized — hituco @ 4:23 am

http://rapidshare.com/files/732724531/HM130804%20Un%20Pa%C3%ADs%20enfermo.docx

a michoabang

29 julio 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “¿De qué futuro hablamos?” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 4:51 pm

http://rapidshare.com/files/2539103650/HM130728%20De%20qu%C3%A9%20futuro%20hablamos.docx

librosde texto

22 julio 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “Democracia corrompida” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 4:48 pm

http://rapidshare.com/files/1356826196/HM130721%20Democracia%20corrompida.docx

9hidra

 

15 julio 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “Potencia media… conformista” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 4:46 pm

http://rapidshare.com/files/3806129424/HM130714%20Potencia%20media…%20conformista.docx

 

9 snowden bolsa

8 julio 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “Privatizar a Pemex” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 4:40 pm

http://rapidshare.com/files/1045218449/HM130707%20Privatizar%20Pemex.docx

?????????????

 

1 julio 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “Empeños de Peña e impactos del pacto” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:49 pm

http://rapidshare.com/files/3721424103/HM130630%20Empe%C3%B1os%20de%20Pe%C3%B1a.docx

 

00000000000000000migrantes embudo

24 junio 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “Laicidad y fariseísmo” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:47 pm

http://rapidshare.com/files/1317436675/HM130623%20Laicidad%20y%20faise%C3%ADsmo.docx

 

0000000000000000000aa pemex quesiqueno

17 junio 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “A propósito del gran hermano” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:41 pm

http://rapidshare.com/files/1747956027/HM130616%20A%20prop%C3%B3sito%20del%20gran%20hermano.docx

00000000000granier 11ungranier

10 junio 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “ABC de la impunidad” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:38 pm

http://rapidshare.com/files/1455488539/HM130609%20ABC%20de%20la%20impunidad.docx

 

0000000000000000....abc 05justiciadivina

3 junio 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “Un gobierno de simulación” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:35 pm

http://rapidshare.com/files/2470286949/HM130602%20Un%20gobierno%20de%20simulaci%C3%B3n.docx

 

???????????????

27 mayo 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “ABC nunca más” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:33 pm

http://rapidshare.com/files/1005794448/HM130526%20ABC%20nunca%20m%C3%A1s.docx

 

000000000000000000pan 25tuhermano

20 mayo 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “El Lobo y las gallinas” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:26 pm

http://rapidshare.com/files/3243084074/HM130519%20El%20lobo%20y%20las%20gallinas.docx

 

0000000000000000pacto 12precio

13 mayo 2013

Tome la liga abajo descrita y lea “El subpacto del pacto” y otros más

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:16 pm

http://rapidshare.com/files/1348094784/HM130512%20El%20subpacto%20del%20Pacto.docx

Pacto por México

6 mayo 2013

Para ver el RECOPILADOR del 5 de Mayo de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:58 am

http://rapidshare.com/files/1239010854/HM130505%20Carta%20abierta%20a%20B.%20Obama.docx

pacto 05golpeado

29 abril 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 28 de Abril de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:12 am

http://rapidshare.com/files/1614058629/HM130428%20No%20te%20preocupes%20Rosario.docx

hambre 22cruzadacontraelhambre

22 abril 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 21 de Abril de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:08 am

http://rapidshare.com/files/3640594599/HM130421%20El%20espect%C3%A1culo%20del%20hambre.docx

Lágrimas del imperio

15 abril 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 14 de Abril de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:06 am

http://rapidshare.com/files/1734238890/HM130414%20Consejos.docx

Maestros 3

8 abril 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 7 de Abril de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 6:52 am

http://rapidshare.com/files/2108196817/HM130407%20Preguntas%20para%20Pe%C3%B1a%20Nieto.docx

???????

1 abril 2013

Liga para ver RECOPILADOR del 31 de Marzo de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 11:05 pm

 

http://rapidshare.com/files/2973532867/HM130331%20La%20iglesia%20de%20los%20pobres.docx

 

9930lastentaciones

25 marzo 2013

Liga para ver RECOPILADOR del 24 de Marzo de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 11:01 pm

http://rapidshare.com/files/1271091112/HM130324%20Television%20para%20jodidos.docx

21repetidora

18 marzo 2013

Liga para ver RECOPILADOR del 17 de Marzo de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 2:07 pm

http://rapidshare.com/files/871648333/HM130317%20Pa%C3%ADs%20herido.docx

12aceptacion

11 marzo 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 10 de Marzo de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:13 am

http://rapidshare.com/files/1430574131/HM130310%20Epitafio%20para%20Elba.docx

05epitafio

4 marzo 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 3 de Marzo de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 10:14 pm

http://rapidshare.com/files/1770860764/HM130303%20Tufo%20salinista.docx

 

27enelblanco

25 febrero 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 24 de Febrero de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:27 pm

http://rapidshare.com/files/1977128459/HM130224%20Riesgo%20o%20peligro.docx

 

24repartición

18 febrero 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 17 de Febrero de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 10:33 pm

http://rapidshare.com/files/3468544908/HM130217%20Una%20guerrera%20Louis%20Vuitton.docx

????????????????

11 febrero 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 10 de Febrero de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:42 am

http://rapidshare.com/files/2101121132/HM130210%20Cambio%20con%20ruptura.docx

08elmetano

4 febrero 2013

Liga para ver el RECOPILADOR del 3 de Febrero de 2013

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:34 am

http://rapidshare.com/files/3260348058/HM130203%20Pemex%20y%20el%20nuevo%20PRI.docx

Nuevo rostro

18 enero 2013

Razones para someter a juicio a Calderón/II

Filed under: Uncategorized — hituco @ 10:33 pm

130118, Epigmenio Ibarra, Milenio

La primera razón por la que ha de someterse a juicio a Felipe Calderón es por haber impuesto, sin necesidad, la guerra a México. El combate al crimen organizado, urgente y necesario, debió haberse llevado a cabo con energía, firmeza y eficacia, pero sin exponer a la nación a un baño de sangre que no tiene todavía visos de terminar, en virtud de que no hay cambio ni de perspectiva ni de estrategia con el nuevo gobierno.

En un Estado moderno, en una democracia, no puede ni debe ese que ocupa la jefatura del Estado y está a cargo

 de la comandancia general de las fuerzas armadas desatar una guerra sin consultar a su pueblo y sin la autorización del Poder Legislativo. Quien de esa manera actúa, quien así violenta las formas de vida democrática, y en la medida en que es solo suya la responsabilidad ha de asumir las consecuencias políticas y judiciales de sus actos.

A nadie consultó Calderón. A nadie pidió permiso. Sin un diagnóstico preciso de la situación, sin una estrategia definida, sin objetivos claros. Sin prever tampoco las consecuencias fatales de embarcarse en una cruzada sangrienta, ordenó, apenas iniciada su gestión, el despliegue de decenas de miles de efectivos militares en el territorio nacional.

Lo hizo sin considerar el principio jurídico y estratégico de la necesidad y la proporcionalidad. Solo ha de irse a la guerra agotadas todas las instancias y cuando la sobrevivencia misma de la nación está en juego. Cuando es absoluta y totalmente necesario.

Solo ha de irse a la guerra cuando se ha medido, con precisión y responsabilidad, la capacidad de respuesta del enemigo y se está preparado para la misma. Solo ha de aplicarse la fuerza necesaria y con la contundencia debida para que el enemigo no reaccione proporcionalmente, como está obligado a hacerlo y el conflicto se perpetúe.

Calderón, en la comodidad de sus oficinas blindadas, sin pisar jamás el terreno de combate, no se detuvo a pensar en esto. Actuó movido por intereses mezquinos y facciosos que nos toca descubrir y exponer. Convirtió un asunto estrictamente policiaco en la más grave amenaza que ha enfrentado y enfrenta la seguridad nacional y las ciudadanas y los ciudadanos en la historia reciente. A los criminales los volvió enemigos y regido por la lógica de la guerra decidió su exterminio y no su presentación ante la justicia.

Presentación que, por otra parte, era imposible dado que, al desatar la guerra, Calderón precipitó el colapso de los cuerpos policiacos, los ministerios públicos, el sistema penitenciario y el sistema judicial mexicano, ya de por sí sometidos a la acción corrosiva de la corrupción. Como un juego de naipes todo terminó de venirse abajo al sacar la tropa a la calle y suponer que podría, sin tener preparación ni atribuciones, cumplir con labores policiacas.

El despliegue masivo de tropas con el aparente propósito de brindar seguridad a la población no hizo sino exponerla a más peligros. Por un lado la dejó más vulnerable todavía a las represalias de los criminales y, por el otro, la volvió blanco fácil de una tropa que, sin preparación ni protocolos y con miedo, se comportó como elefante en cristalería.

El enorme poder de fuego del Ejército que produjo el inmediato y proporcional escalamiento del poder del fuego del narco hizo crecer exponencialmente las llamadas bajas colaterales. Los civiles asesinados por unos y otros fueron en aumento, igual que la cantidad de desaparecidos. Por estas muertes, en tanto que decidió y condujo la guerra, ha de ser enjuiciado también Calderón.

Y la condujo, y esta es la tercera razón por la que debe llevársele a juicio, con criminal ineficiencia sometiendo las operaciones militares a sus intereses propagandísticos y políticos. Hizo Calderón la guerra con brutal ineptitud sometiendo a los mandos militares a una presión por resultados que los hizo primero cometer trágicos errores y después, con tal de anotarse éxitos, optar por la creación de cuerpos paramilitares y escuadrones de la muerte libres de toda atadura institucional.

Este tipo de acciones, el hecho de que, por ejemplo, la Marina comenzó a operar con el principio de no hacer prisioneros, radicalizó la posición del crimen organizado sabedor de que rendirse ya no era opción y sembró en el seno de las mismas fuerzas federales el germen de una profunda descomposición. La que pagó con sangre fue, como siempre en estos casos, la población civil.

Desde el punto de vista táctico, por otro lado, los golpes de mano, las ejecuciones extrajudiciales, la acción de la tropa lenta, ineficiente y previsible provocaron la dispersión de las grandes organizaciones y la creación de centenares de bandas aún más violentas y despiadadas que los carteles tradicionales.

Por el fortalecimiento del crimen, resultado de su guerra fallida, ha de juzgarse también a Calderón. Fueron las suyas solo victorias pírricas; buenas solo para spots y entrevistas a modo, para el obsceno lucimiento, en su espejo de la tv, de un megalómano que, por el bien de la nación y para que esto no vuelva a ocurrir, ha de sentarse en el banquillo de los acusados.

http://elcancerberodeulises.blogspot.com o

 www.twitter.com/epigmenioibarra

23 diciembre 2012

Salto mortal

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:56 am

23saltomortal

13 diciembre 2012

La batalla que se avecina: la del petróleo

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:54 am

121213, LORENZO MEYER, Reforma

·PETRÓLEO Y PODER

Desde que se inició la explotación comercial del petróleo en 1859, las disputas por el acceso a esa gran fuente de energía han sido espectaculares. Desde hace más de un siglo petróleo y política del poder son un binomio indisoluble y la experiencia mexicana lo demuestra. En el sexenio que se inicia ya están dados todos los elementos para una nueva lucha por el petróleo entre una derecha fuerte y agresiva y una izquierda dividida y minoritaria.

Es evidente que la anunciada “modernización” de Pemex será el motivo para que fuertes intereses económicos y políticos busquen aprovechar la coyuntura -el inicio de la segunda época del PRI- para modificar en su favor el marco jurídico que hasta ahora ha defendido -a medias- a la gran empresa paraestatal de las apetencias del capital privado interno y externo.

·PACTO POR MÉXICO

Apenas regresó el PRI a “Los Pinos”, los representantes de los tres partidos que dominan la escena política suscribieron lo que llamaron “Pacto por México”. Se supone que ese documento firmado el 2 de diciembre es la hoja de ruta del gobierno que se inicia. Ahí se sostiene, entre otras cosas, que el Ejecutivo y la partidocracia se comprometen a llevar a cabo una “reforma energética que sea motor de inversión y desarrollo”. Para ello, buscan un Pemex que “atraiga” inversión y tecnología y se convierta en una “empresa de clase mundial”, competitiva en refinación, petroquímica y transporte. El documento de marras asegura que ese nuevo Pemex seguirá siendo una empresa estatal, pero la redacción del documento es lo suficientemente ambigua como para permitir que el capital y la tecnología que se buscan puedan provenir de fuentes privadas nacionales o extranjeras.

Según el “Pacto”, el objetivo futuro de Pemex es uno que no es enteramente compatible con el que se pretendió a raíz de la expropiación de 1938. En el documento firmado por los partidos y el Ejecutivo se ve a Pemex como una empresa exportadora más, regida por las demandas del mercado internacional de hidrocarburos para que maximice la renta petrolera en beneficio del Estado -que en la práctica es el gobierno de Enrique Peña- para que éste no tenga que buscar nuevos recursos fiscales en donde lo hacen la mayoría de los Estados: mediante impuestos a las grandes concentraciones privadas de riqueza. Se trata, en suma, de hacer que nuestro recurso natural no renovable más importante siga sirviendo para financiar una buena parte del gasto del gobierno -hoy representa el 33.6% de los ingresos públicos- a fin de evitar que Hacienda tenga que llevar a cabo una auténtica reforma fiscal.

·LAS ETAPAS DE NUESTRA HISTORIA PETROLERA

En la primera época del desarrollo de la industria petrolera mexicana no hubo batalla: el gobierno de Porfirio Díaz cedió de buen grado lo derechos del Estado sobre los hidrocarburos para alentar al capital externo a explotarlos. La Revolución Mexicana buscó recuperar esos derechos (artículo 27 de la Constitución de 1917) para obtener recursos fiscales de una riqueza que se iba sin dejarle mayores beneficios. Esa gran batalla iniciada por Francisco I. Madero culminó en 1938 con la expropiación y nacionalización del petróleo y de su industria. Hacer viable esa decisión no fue fácil; el gobierno de Miguel Alemán dio un paso atrás y mediante contratos-riesgo con empresas norteamericanas buscó entonces lo que hoy se busca de nuevo: capital y tecnología para exploración y producción. Sin embargo, la fuerza que aún le quedaba al cardenismo impidió que Alemán fuera muy lejos por ese camino y, al iniciarse la segunda mitad del siglo pasado, Pemex parecía consolidarse como gran empresa pública sin necesidad de recurrir al exterior en busca de mercados, capital o tecnología. Pemex tuvo entonces un crecimiento sostenido basado en el mercado mexicano, desarrolló sus cuadros técnicos, apoyó al fisco y al proceso de industrialización.

La “edad de oro” de Pemex terminó cuando el gobierno de José López Portillo decidió “salvar” un modelo económico y un sistema político en problemas, y para ello volvió a convertir a México en un país exportador de crudo y usó al petróleo como garantía para endeudar al país.

·EL DESASTRE

Con datos provenientes de las “memorias de labores” de Pemex y de discursos de sus directores, personas conocedoras de esa industria han elaborado indicadores que muestran los problemas que han impedido a Pemex ser hoy lo que en una época fue: una “empresa de clase mundial” que no recurría a la inversión privada. En 1976 Pemex pagaba como impuesto el 12% de sus ingresos -proporción razonable- pero en la nueva etapa, la que se inició en 1982, la proporción aumentó al 62%, y en el 2000 al 68% para quedar en 54% en 2009. ¿Qué sería de Telmex, Cemex, Bimbo o Televisa, por ejemplo, si el 68% de sus ingresos se los apropiara el Estado, como lo hace con Pemex? Con esa extracción absurda de recursos, ¿a quién extraña que las reservas totales de petróleo de Pemex pasaran de 72 mil millones de barriles en 1982 a sólo 43 mil millones en 2011?

El sindicato de Pemex (SNTPRM) fue fundamental para el éxito de la expropiación pero con el tiempo se convirtió en una fuerza política indispensable para el PRI y luego para el PAN y, sobre todo, en un problema para la administración y economía de la empresa (redundancias, sueldos y prestaciones superiores a lo normal, corrupción). En 1976 había 110 mil plazas de trabajo en Pemex pero en 2009 ya eran 153 mil. Por otro lado, en 1982 el personal directivo de primer y segundo nivel de la empresa lo conformaban apenas siete individuos, pero durante el gobierno de Ernesto Zedillo hubo un gran salto en cuadros directivos y para 2009 ya eran 87, es decir, ese tipo de personal había aumentado 1,200% no obstante que la producción de crudo no se había elevado y la de petroquímicos había disminuido.

Para explicar a fondo el deterioro de Pemex desde que la empresa se transformó en gran exportadora, hay que añadir a los indicadores cuantitativos los cualitativos y que son varios, entre ellos: sobreexplotación del gran yacimiento de Cantarell, descuido de la exploración, mucha participación de empresas externas de consultoría para decisiones que debían y podían tomarse en Pemex mismo, contratación innecesaria de empresas externas para operaciones y mantenimiento y subutilización del personal propio, endeudamiento excesivo, subdivisión contraproducente en subsidiarias (se perdieron los objetivos comunes y se aumentó el personal), etcétera.

·PEMEX Y SU SUBORDINACIÓN A LA SHCP Y A SFP

La corrupción ha sido congénita a Pemex, pero el subordinar las operaciones de la empresa a la normatividad de la Secretaría de la Función Pública aumentó el papeleo y el burocratismo sin haber puesto fin a las transacciones -adquisiciones, contratos- que benefician más a quienes las promueven que a la empresa. Sin embargo, la subordinación más seria de Pemex es la que tiene con respecto a la Secretaría de Hacienda, que a partir de los 1980 convirtió a la empresa petrolera en la gran proveedora de impuestos que es hoy pero a costa de reducir su capacidad para reinvertir y desarrollarse.

·RAZÓN DE SER

Pemex no nació para facilitarle la tarea a la SHCP sino para algo de mayor envergadura. En 1938, y tras una lucha de más de un cuarto de siglo con poderosas empresas extranjeras, la industria petrolera mexicana -y esto es lo que la distingue del resto de sus contrapartes- se propuso ser la nave insignia de la voluntad y la capacidad de México como sociedad y como nación para asumir por sí y ante sí el desarrollo de su recurso natural más importante y de su sector industrial más moderno. Pemex nació netamente público para mostrar al resto del mundo la voluntad y capacidad de México para superar su herencia colonial y lograr ser efectivamente soberano. El actual “Pacto por México” debería asumir y partir de ese factor histórico al proponer la “modernización” de Pemex. El futuro de la industria debería ser congruente con su pasado, con su razón original de ser.

http://www.lorenzomeyer.com.mx

agenda_ciudadana@hotmail.com

10 diciembre 2012

Ogro ‘reloaded’

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:51 am

121210, DENISE DRESSER, Reforma

Amanecimos en el país perfecto. Un lugar de buen tono y buenas maneras. Un sitio de gobernabilidad y civilidad. Donde la política es asunto de pactos y abrazos y apretones de manos captados por las cámaras, en un recinto histórico. Donde la política -de pronto- está por encima de las pasiones partidistas y los intereses egoístas. Donde todos los líderes son honrados y transparentes, civilizados e incluyentes. El país del “Pacto por México”, que le dará certeza y rumbo al país, dicen. Que reivindicará al público ante lo fáctico, aseguran. Que consolidará a México como una democracia eficaz, prometen quienes buscan el consenso a toda costa. He allí a todos los que se odian, sentados en la misma mesa, mirándose a los ojos.

Sonriendo mientras ofrecen acabar con la pobreza, defender a los indígenas, invertir en el campo, financiar la seguridad social universal, crear un seguro de desempleo, inaugurar un seguro de vida para jefas de familia, licitar dos cadenas de televisión abierta, modernizar a la educación. Todas ellas, medidas loables. Todas ellas, propuestas plausibles. Noventa y cinco promesas que tienen el objetivo de pavimentar un piso común. Noventa y cinco ideas cuyo objetivo declarado es pactar para avanzar, consensuar para despabilar, negociar para mover a México en vez de rendirse ante su parálisis. Y de allí el entusiasmo que suscita el Pacto y los vítores que han acompañado su aprobación. En México, de cara a los problemas persistentes la respuesta suele ser la misma: negociar hasta el cansancio, civilizar a los contrincantes, anunciar grandiosos pactos, forjar acuerdos sin precedentes entre adversarios recalcitrantes.

Y cada una de las fuerzas políticas tiene sus propias razones para pactar. Enrique Peña Nieto para demostrar que puede confrontar a la televisión que contribuyó a crearlo; Gustavo Madero para demostrar que puede distanciar al PAN del calderonismo que ayudó a sabotearlo; Jesús Ortega para demostrar que puede rescatar al PRD del oposicionismo testimonial que llevó a marginarlo. Incentivos distintos, objetivos comunes; metas diferentes, pasos compartidos. Para los tres, el viaje es el destino. La travesía es la meta. Poco importa si los perredistas comparten la idea de un Código Penal único o no. Poco importa si el PAN quiere que todos los hidrocarburos permanezcan en manos de la nación o no. Poco importa si el PRI realmente cree en un censo nacional de maestros o no. Basta con que participen en la plática. Más allá de los resultados están los consensos.

En este momento el PRI, el PAN y el PRD creen en el proceso democrático, y los tres partidos lo aplauden. Creen en la necesidad de juntar a todos a dialogar y qué bueno que sea así. Pero la mayor fuerza del espíritu que anima el Pacto es su mayor debilidad. El problema con la concepción de la democracia como acuerdos enlistados es que se corre el riesgo de la parálisis. Cuando se dejan florecer 100 flores, es difícil saber cuál escoger. En el momento en el que el proceso de la política suplanta a la meta, no hay meta. Cuando lo más importante es recorrer la ruta, no importa si ésta no va a ningún lado, más que al objetivo etéreo e inasible de “Mover a México”.

O más preocupante aún. La democracia a través de los pactos no es un fin en sí mismo; es un medio para alcanzar ciertos fines, y los fines que tiene en mente Enrique Peña Nieto deben mirarse con un sano escepticismo. Porque el Pacto tiene un objetivo claro: compactar al poder y re-centralizarlo; fortalecer al Estado y re-vigorizar su intervención. Por ello el énfasis en los poderes fácticos y el imperativo de domesticarlos. Por ello la incorporación de una frase definitoria que resume por qué los partidos pactan y para qué: “La creciente influencia de los poderes fácticos frecuentemente reta la vida institucional del país y se constituye en un obstáculo para el cumplimiento de las funciones del Estado mexicano”.

Todos están de acuerdo: lo que el Estado ha perdido, los poderes fácticos han ganado. Lo que Elba Esther Gordillo ha arrebatado, el Estado se ha visto obligado a ceder. Lo que Carlos Slim ha extraído, el Estado no se ha logrado embolsar. Y de allí que la propuesta común sea fortalecer un Estado debilitado por la democratización, doblegado por la feudalización, diezmado por la faccionalización. Un Estado que ahora Peña Nieto quiere recuperar para sí mismo y para el PRI. Y lo paradójico es que la oposición panista y perredista le ayuda a hacerlo. Pactando. Concertando. Consensando la reinvención del “nacionalismo revolucionario” construido sobre los cimientos de un Estado dadivoso, benefactor, intervencionista como aquel que el Pacto por México se encargará de edificar. Un Pacto de élites más preocupadas por sí mismas que por los ciudadanos a quienes deberían representar. Un Pacto que quiere arrebatarle a los intereses atrincherados el poder que han adquirido, pero no para redistribuirlo entre la sociedad. De lo que se trata es de erigir de nuevo al Estado fuerte: generoso pero patrimonialista, dadivoso pero depredador. Un Ogro Filantrópico, pero un ogro al fin.

2 diciembre 2012

AMLO: Peña ganó ‘a billetazos’

Filed under: Uncategorized — hituco @ 10:46 pm

121202, JORGE RAMOS AVALOS, Reforma

Para Andrés Manuel López Obrador, algo está mal -muy mal- en la imagen de Enrique Peña Nieto tomando posesión como presidente de México. Lo mismo le ocurrió con Felipe Calderón en el 2006. “Nos han robado dos veces la Presidencia de la República”, me dijo el ex candidato izquierdista en una entrevista vía satélite. “Ahora fue a billetazos. Peña Nieto no ganó la Presidencia de la República; compraron la Presidencia. Ese es el sentir de muchos ciudadanos”.

Y así como López Obrador nunca reconoció a Calderón como Presidente legítimo de México, tampoco lo hará con Peña Nieto. “No se celebraron elecciones limpias y libres”, explicó. “Peña Nieto y sus patrocinadores compraron millones de votos. Traficaron con la pobreza de la gente. Por eso no vamos a reconocer a Peña Nieto”.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación concluyó, sin embargo, que México sí tuvo unas elecciones “libres y auténticas” y que las acusaciones de fraude de López Obrador fueron “infundadas”. “¿A quién le creemos?”, le pregunté.

“Yo no miento, estoy acostumbrado a decir la verdad”, me contestó. “Te puedo decir que en México no hay democracia. Te puedo decir que el Tribunal y el Instituto Federal Electoral están secuestrados, están al servicio de la mafia del poder. Son cómplices. Ellos recibieron la consigna de avalar el fraude electoral”. El conteo oficial le dio al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) tres millones de votos más que al candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Pero si López Obrador sabía, meses antes de las elecciones, que Peña Nieto tenía una ventaja injusta frente a los otros candidatos -en gastos y en medios de difusión- ¿por qué no se retiró? “Porque siempre se apuesta a que se le va a ganar al fraude”, respondió. “Porque aunque las cartas están marcadas y los dados están cargados, se le puede ganar. Obtuvimos 16 millones de votos y no entregamos nada a cambio. No se puede uno retirar; hay que seguir insistiendo”.

¿Por qué López Obrador no actuó como Al Gore en Estados Unidos o Henrique Capriles en Venezuela? Gore, en el 2000, reconoció el triunfo de George W. Bush a pesar de no estar de acuerdo con la decisión de la Corte Suprema de Justicia. Y este año Capriles, el candidato único de la oposición venezolana, siempre supo que el presidente Hugo Chávez estaba usando todos los recursos del gobierno para reelegirse y, aun así, reconoció su derrota. Eso hacen los demócratas, dijo Capriles.

López Obrador dice que “respeta el punto de vista” de los que creen que él es un mal perdedor. Pero que la situación de México, aclaró, es muy distinta a la de Venezuela y Estados Unidos. “En México siempre ha habido fraudes electorales. Somos campeones del fraude electoral en el mundo”, explicó. “Yo no puedo aceptar los resultados porque implicaría convertirme en cómplice del fraude electoral”.

¿Y ahora qué va a hacer? “Desobediencia civil, pacífica pero activa. Tenemos un objetivo. Estamos luchando porque queremos la transformación del país. De Calderón a Peña Nieto solo hay continuismo”. ¿Cerrará calles? ¿Hará protestas masivas? “No, nuestro movimiento es pacífico. Me refiero a no reconocer al gobierno. Ya están pactando (con Peña Nieto) incluso los partidos progresistas. Nosotros no. Vamos a pintar nuestra raya. Nosotros no podemos legitimar fraudes electorales. Los que mandan en este país tienen la fábrica de pobres y encima de eso, cuando hay elecciones, trafican con la pobreza -dando despensas, materiales de construcción. Trafican con el hambre de la gente. Eso fue lo que hizo Peña Nieto”.

¿Se lanzará como candidato presidencial en el 2018? “No sé que me depare el destino”, me dijo. “Pero voy a luchar toda mi vida por mis ideales, por mis principios. Muchos mexicanos nos estamos organizando -con el movimiento Morena- y vamos a seguir adelante”.

El que se va es Felipe Calderón. Durante su gobierno del 2006 al 2012 hubo por lo menos 65 mil muertos por su guerra contra los narcotraficantes. El quería ser el “presidente del empleo” pero, ¿será recordado como el presidente de los muertos? “Va a ser recordado así”, coincidió López Obrador. “Dejó mucho sufrimiento. Ahora se va (a la universidad de Harvard) protegido por el PRI y Peña Nieto. Pero no va a estar tranquilo con su conciencia por lo que hizo: un mal gobierno”.

Durante los últimos seis años López Obrador se consideró a sí mismo como el “presidente legítimo de México”. Pero en eso sí ha cambiado. “Yo soy un dirigente social, eso es lo que soy”, me dijo antes de despedirse. “Sencillamente”.

Twitter: @jorgeramosnews

 

30 noviembre 2012

Sigo

Filed under: Uncategorized — hituco @ 10:43 pm

...30sigo

En el tren de la ausencia

Filed under: Uncategorized — hituco @ 10:42 pm

...30eneltrendelaausencia

13 octubre 2012

Los brazos caídos

Filed under: Uncategorized — hituco @ 10:54 pm

121013, RENE DELGADO, Reforma

Si reiteradamente el presidente Felipe Calderón advirtió que no iba a permanecer de brazos cruzados ante el crimen mientras no se le presentara una estrategia distinta a la suya, hoy su administración en la materia aparece con los brazos caídos.

El destino previsto por la estrategia que defendió como un cruzado -vaya paradoja- brota con más espinas que flores. Un día sí y otro también algún suceso revela el tamaño del fracaso sembrado con esmero, sordo a la crítica que desde el primer momento advirtió su peligro.

El otoño del calderonismo reserva una última paradoja, en vez de acortar, alarga los días.

Los últimos 100 días de la actual administración comenzaron a contar a partir del 22 de agosto y, hasta ahora, transcurridos los primeros 50, el paisaje es desolador.

El 24 de agosto la emboscada tendida por elementos de la Policía Federal, en la carretera federal de Cuernavaca, a los agentes estadounidenses que colaboraban con la Marina perfiló un problema cuya dimensión aun hoy es desconocida. A la evidencia de que en la Policía Federal -la fuerza del orden que enorgullece al presidente de la República- habitan traidores y enemigos, se sumó un asunto aún más delicado: la existencia de acuerdos entre la Marina y el gobierno de Estados Unidos que, por lo visto, no pasaron por el Senado y de los cuales el Ejecutivo, lejos de rendir cuentas, los ha clasificado como información reservada.

¿Qué compromisos se entablaron con las agencias de Estados Unidos? ¿Qué ocurrió en Tres Marías?

Recientemente, el periodista Jorge Ramos y su equipo pusieron en evidencia el empleo de armas del operativo estadounidense Rápido y Furioso en tragedias que cimbraron al país. A esa revelación se sumó otra, de dicho operativo tuvo conocimiento la autoridad mexicana y, aun hoy, el Ejecutivo y su equipo resisten explicar cómo fue que se aceptó esa operación, donde como conejillos de Indias, desconocidos o víctimas seleccionadas al azar, quedarían quienes recibieran los proyectiles de esas armas que se dejaron “caminar”.

¿Nadie es responsable por haber autorizado ese letal experimento? ¿Quién responde por las vidas segadas por ese ejercicio?

El 30 de septiembre, fue subido a la red un video donde elementos criminales de “La Familia Michoacana” comprometen al alcalde de Teloloapan, Guerrero, Ignacio de Jesús Valladares, a colocar en la Dirección de Seguridad del municipio a alguien que no interfiera con sus actividades.

Venadeado por la luz que alumbra la videograbación del compromiso, el munícipe no duda en declarar ante la cámara: “… tengo que hacer el compromiso con ustedes y con toda la ciudadanía de poner un director de Seguridad Pública, a una persona ajena a intereses de otras personas, que sea neutral y se dedique a trabajar, al igual que yo lo pienso hacer, en beneficio de la ciudadanía”. Nomás faltó que, como señaló un colega, los criminales -además de videograbar el hecho- se hicieran acompañar de un notario público para certificar el compromiso.

En las redes y en los medios de comunicación se dio cuenta del insólito acontecimiento y, al menos hasta ahora de manera pública, se desconoce si la autoridad estatal y federal emprendieron acción alguna, clara y contundente, para establecer claramente la prevalencia del Estado por encima del dominio criminal. ¿Qué se espera? ¿Que ocurra algo para, después de lamentarlo, reaccionar?

El 1o. de octubre pasado, la procuradora Marisela Morales ofreció disculpas públicas a nombre del Estado a la señora Guadalupe Olvera por la desaparición forzada de su hijo, Jesús Ángel, ocurrida hace 10 años.

Obligada la disculpa, el discurso de la funcionaria tuvo la humildad y la dignidad que reivindican tanto al Estado como a su víctima y, sin poder reparar el daño en su dimensión, replantea la relación de los gobernantes con los gobernados. Sin embargo, cuando se advierte que la desaparición de Jesús Ángel fue ejecutada por elementos de lo que fue la Agencia Federal de Investigaciones, aflora una terrible interrogante: ¿cómo es que el entonces director de esa Agencia, Genaro García Luna, prevalece como secretario de Seguridad Pública?

Unos cuantos días después tuvo registro la ejecución de Eduardo, el hijo del ex gobernador de Coahuila y ex dirigente nacional del PRI, Humberto Moreira, enmarcada por los indicios en un cuadro de venganza, la puesta en práctica del ojo por ojo, diente por diente acompañada de un mensaje no escrito: nadie es intocable.

El lamentable y trágico suceso puso en evidencia tres hechos terribles: entre las víctimas inocentes del combate al crimen también hay clases, las policías mantienen la divisa de servir y proteger al crimen pero no necesariamente a la ciudadanía, y las posturas de la clase política ante ese combate han llegado a sus propias familias. La atención y la reacción frente al terrible suceso exhibieron que hay víctimas detrás de las cuales se pone el Estado, y hay víctimas que no valen la pena.

El desenlace de aquella tragedia perdió presencia en los medios porque, apenas la noche del lunes, con duda, la Marina informó contar con “fuertes indicios” de haber abatido a un capo: Heriberto Lazcano.

La Marina Armada hablaba de esos “fuertes indicios” porque el cuerpo del criminal fue recuperado por un grupo armado, de la funeraria donde fue dejado. El abatimiento de El Lazca fue, dicho por Gobernación, algo fortuito y expuso una terrible realidad: las Fuerzas Armadas y del orden público liquidan a personas sin saber, a veces, de quién se trata. Si, en vez del comando, algún familiar del criminal hubiera reclamado el cuerpo por los conductos formales, probablemente el gobierno, hoy, no sabría que a Heriberto Lazcano ya podría incluirlo en los spots donde se vanagloria de haber detenido o abatido a uno de los criminales más buscados.

Un listado mucho mayor al reseñado se podría elaborar. Combates que, como el de Luvianos, Estado de México, quedan en la penumbra de la duda. Fugas de reos por las puertas de los penales. Secuestros, como el de la directora del penal de Cieneguillas, Fabiola Quiroz, por resistir demandas del crimen y de los cuales el Estado se desinteresa. Capturas de líderes criminales que dejan por herencia el surgimiento de bandas violentas en extremo.

La administración que no permanecería de brazos cruzados frente al crimen hoy aparece desconcertada y con los brazos caídos y, al menos, la mitad de sus últimos 100 días resultan largos en extremo.

sobreaviso12@gmail.com

5 octubre 2012

Alcanzados

Filed under: Uncategorized — hituco @ 2:49 pm

28 septiembre 2012

Buscachambas

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:39 pm

27 septiembre 2012

Legislando a tu favor

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:32 pm

17 septiembre 2012

Candil de la calle

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:39 pm

120917, DENISE DRESSER, Reforma

Una imagen vale más que mil palabras, y la de Enrique Peña Nieto anunciando su iniciativa en favor de la transparencia lo dice todo. La fotografía del evento ilustra la contradicción, muestra la tensión, evidencia lo que el PRI sigue siendo aunque prometa lo contrario. Detrás del Presidente electo están sentados dos íconos de la impunidad, dos indicadores de la pre-modernidad: Emilio Gamboa y José Emilio González, mejor conocido como El Niño Verde. El nuevo coordinador de los senadores priistas y su principal aliado parlamentario, convocados al acto en el cual se anuncia que el PRI combatirá la corrupción. Ambos sonríen. Ambos aplauden. Ambos representan la antítesis de lo que el nuevo gobierno ofrece y a pesar de ello su longevidad política está asegurada. Ambos apoyan al candil de la calle mientras garantizan la oscuridad en casa.

Oscuridad priista forjada durante décadas de complicidad, sexenios de silencio, años de creer que la corrupción es parte de la labor de gobierno. La corrupción como tuerca, la corrupción como engrane, la corrupción como aceite que engrasa la maquinaria del poder. Y ahora Luis Videgaray anuncia que habrá una nueva forma de ejercerlo, usarlo, vigilarlo. Con el fomento de la transparencia en estados y municipios. Con la creación de una comisión nacional anticorrupción. Con la fundación de un organismo que regule el gasto público en publicidad vía los medios de comunicación. Todas ellas agendas loables; todas ellas medidas plausibles; todas ellas acciones que la sociedad reclama y que el PRI finalmente hace suyas. “El PRI no se le raja a México”, nos dice Emilio Gamboa.

El mismo senador Emilio Gamboa, quien fue escuchado negociando la suspensión de una iniciativa en el Senado, porque así se lo pidió su amigo Kamel Nacif. El mismo Emilio Gamboa mencionado una docena de veces en el libro de Lydia Cacho, Los demonios del edén, sobre las redes de complicidad entre políticos y pederastas en Quintana Roo. El mismo Emilio Gamboa que jamás ha sido investigado o sancionado o cuestionado por su propio partido. Y por eso su proximidad con el Presidente electo despierta dudas sobre el compromiso modernizador del PRI. Un partido que quiere tapar el sol con una comisión; quiere ahuyentar el abuso con dos órganos nuevos; quiere demostrar que combate la corrupción creando dos instituciones nuevas para administrarla.

Ya hay normas, reglas, auditores, contralores, supervisores, ministerios públicos, fiscales, procuradores, y la corrupción sigue allí. Ni la autonomía constitucional, ni la hiperespecialización, ni la ciudadanización servirán para combatirla. Ni los presupuestos abultados, ni los nombres rimbombantes, ni la grandilocuencia retórica servirán para erradicarla. Como ha subrayado Mauricio Merino del CIDE, las iniciativas propuestas buscan combatir la corrupción cuando ésta ya fue cometida y no intentan abatirla desde su origen. Desde que alguien es contratado por sus influencias y no por su profesionalismo, desde que alguien hace un mal manejo del presupuesto público y nadie lo detecta, desde que alguien negocia un soborno a cambio de un permiso para construir un hotel en una reserva ecológica, desde que alguien ofrece eliminar una iniciativa legislativa y asegura -como lo hizo Emilio Gamboa- “no te preocupes, esa chingadera no pasa en el Senado”.

Quienes proponen la comisión anticorrupción prometen que sí tendrá poder real. Que gozará de facultades de investigación real. Que romperá el monopolio del Ministerio Público al poder consignar ante jueces a corruptos. Que logrará sancionar también a particulares. Que podrá pedir al Legislativo el desafuero de funcionarios. ¿Pero cómo creer que funcionará si juzgará a los presuntos corruptos con las mismas reglas legales que hasta ahora han hecho posible la impunidad? ¿Cómo creer que atrapará a los peces gordos si el sistema judicial actual deja libres incluso a las ballenas? ¿Cómo creer que irá tras las conductas corruptas si no las ha sancionado jamás dentro del propio PRI o del Partido Verde? ¿Cómo creer que investigará los casos de Walmart y la Comisión Federal de Electricidad si no ha investigado a Emilio Gamboa o al Niño Verde o a Carlos Salinas de Gortari?

El combate a la corrupción sólo ocurrirá cuando sea parte de una política de Estado omnicomprensiva y preventiva. Sólo se dará cuando forme parte de una agenda nacional y no sólo sea producto de una concesión post-electoral. Sólo tendrá impacto cuando haya cambios en la contratación, la licitación, la vigilancia y la administración de los recursos públicos. Sólo surtirá efecto cuando acompañe la detección necesaria con la sanción indispensable. Y por ello, para ser verdaderamente creíble, la cruzada de Enrique Peña Nieto tendría que pasar por la limpieza de su propio partido y el distanciamiento de sus figuras más cuestionables. Tendría que decirnos qué piensa hacer con Emilio Gamboa y Arturo Montiel y Humberto Moreira y tantos priistas más. Tendría que resolver la contradicción entre ser candil de la calle y mantener la casa en penumbra.

16 julio 2012

Giro

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:26 am

120716, ROBERTO ZAMARRIPA, Reforma

No estamos en el atascamiento pero sí mucho se le parece. Los funcionarios salientes cierran expedientes a toda prisa y con los mejores ánimos de huir de la rendición de cuentas. Un examen magisterial es dispensado como los mentores “barcos”. La Maestra cierra el sexenio con su enemiga abatida, sometiendo al médico que atiende las urgencias educativas sin instrumental y sin recetas, y con la manija de las decisiones legislativas en su poder. Una gripe aviar que ha puesto en el desastre a los avicultores ni siquiera tiene suministro de aspirinas. Muerto el pollo se acabó Ferrari. (Y Mayorga. ¿Quién?).

El Presidente Felipe Calderón azuza y se despide. Cuestiona la compra de votos pero no instruye a sus subordinados (PGR, Hacienda, Sedesol, Sagarpa) a esclarecerla sino que anima al cierre de expedientes. No teme ir a La Haya pero no sabe qué hacer con la Ley de Víctimas justamente en el tema de las responsabilidades del Estado frente a los desahuciados.

El gobierno ya no quiere gobernar pero no tiene relevo. Depende de la decisión de un Tribunal mientras que los malestares callejeros aturden.

La protesta poselectoral corre por dos planos que parecieran complementarios pero tienen el riesgo de, esos sí, anularse. La impugnación presentada ante las instancias electorales demorará en deliberación mediática y pública 50 días en la apuesta final a la invalidez de los comicios con una fase intermedia: la deslegitimación de un triunfo cada vez con más sabores de trampa.

La protesta callejera, oscilante, incierta, comienza a tocar los filos de los machetes. De la creatividad al dogma. Del Twitter al panfleto. ¿Es ésa la expresión de la ola social que repudia la compra del voto y las elecciones decididas desde los poderes fácticos? Sí y no. La expresión de opinión pública, de molestia social, de exigencia de cambio de formas de hacer política rebasa los campamentos radicales y una impugnación legal. Está instalada en redes sociales, mucho más plurales, en nichos académicos, entre vecinos y comunidades, en la discusión de hogares y en la liberación del prejuicio partidista.

Por eso, las protestas se pueden anular. Porque corre el gran riesgo de ahogar a una expresión social y política genuinamente amplia donde convergen desde quienes no quieren la llegada de Enrique Peña a la Presidencia hasta quienes lo aceptan pero reclaman el cambio de condiciones de las contiendas. Pero sobre todo, reclaman el cambio de reglas en la política para que participen sin taxativas los ciudadanos y no solo los partidos y los poderes fácticos.

La impugnación jurídica corre una ruta y tiene un término. La impugnación de las organizaciones que van desde el #YoSoy132 hasta el SME corre otra pista. Pero el sustrato es una genuina inconformidad -que seguro comparten hasta priistas- de que la política y las elecciones deben tener reglas diferentes.

Peña ganó una elección con ribetes de compra de voto, con intervención descarada de los poderes fácticos -televisoras- desde mucho antes de la formalidad legal del proceso y en medio de una contienda de inequidad con el uso del dinero.

El origen de la fractura política deriva de un modelo de competencia donde los poderes fácticos dominan el campo de la vida pública. Las elecciones ocurren a partir del pacto entre candidatos y televisoras, y el trámite en las urnas constituye la firma del convenio. Políticos y ciudadanos acuden condicionados al voto y su recuento.

Ahí reside el punto central del atascamiento. La política no es libre sino coaccionada; se debe al dinero y no a las propuestas o las ideas. Entrevera intereses y negocios y excluye los anhelos ciudadanos.

Las voracidades triunfantes llevan prisa por colocar en la agenda parlamentaria de septiembre la aprobación de “alguna” de las reformas “estructurales” pospuestas: laboral, hacendaria o energética.

Para aprobar las reformas el “nuevo” PRI necesita de sus aliados clave, el Panal y el PVEM o dicho en español: la cacica Gordillo y las televisoras. El poder de la corrupción y del dinero.

Lo que debe ponerse en la agenda inmediata es la aprobación de las nuevas reglas para hacer política en el país, donde no impere el dinero como norma y los factores decisorios sean los votos libres de los ciudadanos y no la influencia extralegal de las televisoras. El fondo del reclamo de #YoSoy132 es que la política se subordina a la manipulación televisiva, desdeña la opinión expresada en otros foros, socava las iniciativas ciudadanas y desprecia el debate y el voto razonado.

Hay un extraordinario ambiente y momento para dar ese giro en las reglas de la política en beneficio de los ciudadanos.

El impulso mostrado el 1o. de julio con gran votación, decisión de pluralidad, exigencia de razonamiento político, decisiones de contrapesos y la exigencia de nuevas formas de dirimir la política no puede ser frustrado con el ahondamiento de la misma política excluyente.

tolvanera06@yahoo.com.mx

17 mayo 2012

Sin fuentes

Filed under: Uncategorized — hituco @ 4:33 pm

29 marzo 2012

Privilegio

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:28 pm

12 marzo 2012

La fuerza del Estado

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:26 pm

11 marzo 2012

¡Salud!

Filed under: Uncategorized — hituco @ 6:21 pm

9 marzo 2012

Feminicidios

Filed under: Uncategorized — hituco @ 5:34 pm

10 febrero 2012

La fajina de Josefina

Filed under: Uncategorized — hituco @ 8:18 am

27 enero 2012

Baja definición

Filed under: Uncategorized — hituco @ 3:48 pm

9 enero 2012

Pegados al tubo

Filed under: Uncategorized — hituco @ 9:46 am

120109, DENISE DRESSER, Reforma

Hay una emergencia en Pemex de la que pocos hablan. Hay una debacle en Pemex de la que pocos parecen estar conscientes. Involucra a narcotraficantes y a funcionarios, a contratistas y a ordeñadores, a proveedores y a desfalcadores. Tiene que ver con el crimen organizado y cómo ha infiltrado a la paraestatal; tiene que ver con la corrupción y cómo la ha permeado; tiene que ver con el robo descomunal del patrimonio nacional.

Como escribe Ana Lilia Pérez en El Cártel Negro, Pemex se ha convertido en un sitio para la construcción de emporios personales y negocios individuales. Operación ilegal tras operación ilegal, Pemex ha procreado una criatura invencible que ahora amenaza con devorar a la empresa. Pemex se ha convertido en un verdadero campo de batalla en el cual se levantan retenes, se expropian predios, se ocupan derechos de vía, se controla el acceso a sus instalaciones. Grupos criminales incluso han tomado el control de algunos pozos desde donde abastecen ilegalmente a compradores en Estados Unidos y Europa. Todos los días se dan actos vandálicos, robos de combustible, saqueos de plataformas. Tan es así que entre 2001 y 2011 Pemex fue objeto de más de 40 mil “incidentes”.

El área jurídica de la paraestatal presentó 2 mil 611 denuncias por ordeña y tomas clandestinas, pero sólo 15 concluyeron en sentencia. Las pérdidas son comparables -según Pemex- con la caída de la producción petrolera de Cantarell. De esa magnitud es el daño; de esa dimensión es el desfalco. El escenario es grave y perturbador. Funcionarios ejecutados, trabajadores desaparecidos, contratistas secuestrados, extorsionados y obligados a pagar derecho de piso, robos técnicamente más especializados. Más aún, Pemex identifica a Sinaloa como la entidad que registró la mayor sustracción de refinados mediante tomas clandestinas. Sinaloa, el área de operación de El Chapo Guzmán. Sinaloa, zona de una grave incursión de la delincuencia organizada en las actividades de Petróleos Mexicanos. Sinaloa, tierra de nadie. Y el problema es que la paraestatal no es sólo víctima; también es cómplice.

En las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón se han firmado contratos con cientos de compañías que no tienen infraestructura ni cumplen con los requisitos básicos para participar en las licitaciones de Pemex. Los domicilios fiscales de las empresas son en realidad casas particulares, terrenos baldíos, giros empresariales distintos y hasta guarderías. He allí -como lo documenta el libro- años de simulación, años de corrupción, años de silencio guardado y compartido. Sexenios de encubrimiento y colusión de directivos y empleados de Pemex, ahora terreno fértil para la incursión del crimen organizado. En este contexto, cada pueblo, cada plaza, cada región petrolera, cada ducto es disputado por una organización criminal.

El tubo del “oro negro” se ha convertido en una importante fuente de ingresos para la mafia, pero este fenómeno no es algo nuevo. Es producto de muchos años de tejer redes de apoyo y colaboración con los empleados y los contratistas de Pemex. Ahora esas redes son responsables de la sustracción de condensado de la Cuenca de Burgos y su introducción -vía contrabando- a territorio estadounidense. Ahora el cártel del Golfo y los Zetas también exportan petróleo. Desde 2006 el área de inteligencia de la paraestatal informó a los directivos de Pemex sobre el hurto, pero ellos decidieron callar y clasificar los robos como información reservada por 12 años.

Ellos decidieron respetar el código compartido de silencio, la omertá. Ante denuncias crecientes, sorprende la respuesta de la Secretaría de la Función Pública: “Incompetencia para investigar”. Y debido a esa inacción gubernamental, hay pozos en toda la Cuenca de Burgos prácticamente ocupados por comandos armados que deciden si los empleados y contratistas de Pemex pueden laborar o no. Algunas áreas están convertidas en verdaderas zonas de exclusión, donde las pipas, los tractocamiones, las camionetas y los automóviles de Pemex son utilizados para los narcobloqueos.

Todos los días, el crimen organizado burla los cercos militares, los patrullajes náuticos, los sobrevuelos de la Armada de México. Todos los días alguien roba, saquea, bloquea, ordeña y sabotea a Pemex ante el pasmo de la autoridad. Por ello hay que exigir al director de Petróleos Mexicanos -Juan José Suárez Coppel- que informe cuánto sabe y qué piensa hacer con la información que posee. Hay que demandar que presente un plan de acción frente a lo que es un grave daño patrimonial al país. Hay que preguntar cómo se ha dado la infiltración criminal y cómo responderá el gobierno para frenarla. Porque desde sus lujosas y blindadas oficinas de Marina Nacional, los directores de Pemex parecen ajenos a la caótica realidad en los campos, en los pozos, en la plataformas, en cada una de las instalaciones operativas. Porque las tomas clandestinas en el 2011 se incrementaron en 300 por ciento, a más de tres tomas promedio al día. Porque el crimen organizado no sólo mata; ahora vive pegado al tubo.

20 diciembre 2011

Tapete

Filed under: Uncategorized — hituco @ 11:11 pm

15 noviembre 2011

Las juventudes de Peña Nieto

Filed under: Uncategorized — hituco @ 9:57 pm

111115, GENARO LOZANO, Reforma

Seguro que usted también conoce a uno. Tienen menos de 30 años, por lo que nacieron a mediados de los 80, y no tienen empacho alguno en revelar que son “fans” de Enrique Peña Nieto.

Son jóvenes que no vivieron la represión del PRI en 1968 y cuyos padres tampoco se preocuparon por contarles esa historia. Por ello no saben quién era Gustavo Díaz Ordaz y no relacionan a Tlatelolco con una matanza de estudiantes. Tampoco se lamentan de que el PRI haya encubierto a dicho ex presidente y jamás permitido su juicio.

Tampoco habían nacido en 1976, cuando José López Portillo obtuvo el 93.5% de los votos en unas elecciones presidenciales en las que su único contrincante fue José López Portillo. Mucho menos recuerdan cuando éste, emocionado por los recursos petroleros, prometió “administrar la abundancia” para después entregar un país en la miseria, con más del 90% de inflación, con un peso devaluado y con una deuda de más de 59 mil millones de dólares.

Apenas tenían un año de vida o acaso sus madres veinteañeras estaban embarazadas cuando a Miguel de la Madrid Hurtado lo derrumbó el temblor de 1985 en la Ciudad de México y no supo cómo reaccionar ante la catástrofe, incluso rechazando la ayuda internacional. Eran apenas unos bebés cuando a su secretario de Gobernación se “le cayó el sistema” y declaró como su sucesor a Carlos Salinas de Gortari, el hombre que prometió conducir a México al primer mundo y al que en el camino, el país se le perdió, con todo y su hermano.

Esos jóvenes peñanietistas cumplieron tal vez quince años cuando Ernesto Zedillo le entregó el país a Vicente Fox y por eso no entienden cuando a Denise Dresser se le sale un “cuando me dicen antipriista lo veo como un piropo” porque no recuerdan las peores prácticas del PRI.

Ese PRI de los carros completos y los acarreos. Ese PRI de la deuda de Humberto Moreira en Coahuila y el silencio de Peña Nieto ante ello. El PRI que lleva casi 12 años sin saber ser oposición. El PRI que creó el monstruo del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación y a su lideresa, la intocable Elba Esther Gordillo, que ha causado un desastre educativo.

El PRI que se monta en una plataforma socialdemócrata, apoyando el reconocimiento legal de parejas del mismo sexo con una ley en Coahuila, pero el mismo PRI que “blindó” la Constitución de Yucatán para evitar los “matrimonios gays”. El PRI que se alía con el PAN para criminalizar a las mujeres por decidir sobre su cuerpo en 18 estados de la República. El PRI con desorden de identidad, el PRI de Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Ese PRI que siente que México le debe todo y que ya se ve de regreso en Los Pinos ante la incompetencia de los gobiernos panistas y los más de 50 mil muertos que dejará este oscuro sexenio. El PRI dividido que en el Senado con Manlio Fabio Beltrones apoyó la reforma política, pero que en la Cámara de Diputados, con legisladores del grupo de Peña Nieto, se opuso tajantemente a ella y la mutiló.

A los jóvenes peñanietistas no parece importarles que Peña Nieto haya mentido en su informe de gobierno al señalar que el número de homicidios dolosos y que el robo de autos disminuyeron en su sexenio. A esos jóvenes no les importa, son fans de Peña Nieto y lo quieren en Los Pinos, con todo y su Gaviota.

¿Por qué se da este fenómeno? Quienes nacieron después del 85 votaron por primera vez en la presidencial del 2006. Así que lo que ell@s han vivido más intensamente han sido los dos sexenios del PAN. Much@s de esos jóvenes votarán por primera vez en el 2012 y para ellos el regreso del PRI a Los Pinos sería una alternancia, en lugar de un retroceso.

Cabría preguntarse también si Peña Nieto está haciendo algo bien. El control de su imagen tal vez sea su mayor acierto, pero también el hecho de que ha sido él, junto a Beltrones, quienes se adelantan a los demás precandidat@s al proponer lo que harían de llegar a la Presidencia.

En sí, un triunfo del PRI no sería un retroceso democrático. Si el PRI gana la contienda presidencial de forma limpia, veríamos a la democracia funcionando en su sentido más minimalista. Como dice el politólogo Adam Przeworski, “la democracia es un sistema en el que los partidos ganan y pierden elecciones… y en el que hay ganadores y perdedores en diferentes momentos”.

El problema es que Peña Nieto no ha roto con lo peor de su partido y de su tradición en el poder. El problema es que el escándalo de Moreira era una buena oportunidad para que el aspirante presidencial pidiera la renuncia de Moreira y en cambio le dio su “total respaldo”. El problema es que Peña Nieto no ha demostrado qué significa ese “nuevo PRI” que pregona. El problema es que Peña Nieto ya está en las redes sociales, graba twitcams y twittea, pero lo siguen mapaches cibernéticos y cuentas creadas por sus estrategas electorales, cortesía de Eruviel. Y el problema de fondo es, me temo, que l@s jóvenes peñanietistas son de esos nuevos votantes a quienes el partido no importa, sino el candidato.

30 octubre 2011

Calaveras tenebrosas

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:36 pm

19 junio 2010

Gracias, Carlos

Filed under: Uncategorized — hituco @ 1:50 pm

 

Réquiem por el implacable crítico de los desfiguros del poder.

16 enero 2010

Cambios en el blog

Filed under: Uncategorized — hituco @ 10:45 pm

Ante la falta de disponibilidad de tiempo por razones de trabajo, suspendemos la carga del material de las Categorías Ácido, Dixit y Fotocrítica, y el material de algunos columnistas los ponemos a su disposición mediante enlaces a sus respectivos sitios de internet.

Gracias por su comprensión.

Hituco Molavéis.

31 diciembre 2009

Hituco dice:

Filed under: Cartones,Uncategorized — hituco @ 8:24 pm

Gracias por visitar este Blog.

Gracias por sus comentarios.

Reciban TODOS, (dije TODOS), mis mejores deseos de salud, paz y bienestar, en el nuevo ciclo que nos han acostumbrado a contar desde el primer dia del mes de Enero, hasta uno como hoy, último del mes de Diciembre.

Para “variar”, un mensaje de RICTUS.

Hituco Molavéis

P.D. En seguidita les subo el material del 28 al 31.

22 octubre 2009

Propósito

Filed under: Uncategorized — hituco @ 3:24 am

grillo7Este espacio tiene como propósito difundir opiniones críticas

sobre la temática  política-social de México, principalmente.

Gracias por compartir este material.

20 octubre 2009

Disculpas por el retraso…

Filed under: Uncategorized — hituco @ 10:34 pm

… en la información. Cuatro dias sin internet gracias a TELMEX. Saludos.

Blog de WordPress.com.