Hituco Molavéis

18 agosto 2013

Mi postura ante el régimen o al PRI ni el beneficio de la duda

Filed under: Uncategorized — hituco @ 7:32 pm

raulsalinas primero lo importante

130816, Epigmenio Ibarra, Milenio

Venceréis pero no convenceréis. Miguel de Unamuno a

Millán Astray, luego de que éste gritara “muera la inteligencia”.

Lo siento. No me acomodo en el “ni modo; así son las cosas en México”. Me sienta mal la resignación y peor todavía la credulidad. No estoy, pues, equipado —me faltan estas dos condiciones básicas— para soportar este régimen.

Y no lo estoy porque tengo, además, una memoria viva y puntual para los agravios. Se me da mal el olvido cuando de crímenes y traiciones se trata.

Me duele ver a mi patria herida, saqueada y humillada y a los culpables de estas afrentas impunes, en el poder y enriquecidos.

Me rehúso a instalarme en la apatía o, peor todavía, en el cinismo de aquellos que, a hechura del priismo, se han convencido de que aquí “el que no transa no avanza”. Creo, por el contrario que, en México, las cosas deben y pueden cambiar.

Como decía León Felipe, yo ya me sé todos los cuentos, y si no soy capaz de confiar en un capo del narcotráfico, como El Chapo Guzmán o Caro Quintero para hablar de esos que hoy gozan de libertad aunque se operen para cambiar de cara, tampoco puedo confiar en el PRI aunque presuma “nuevo rostro”.

Sé que a algunos puede parecer desproporcionada la comparación entre el crimen organizado y un partido político, pero a los hechos me remito y al daño que este partido, que nos ha gobernado por décadas, ha ocasionado al país.

Hay muchos desmemoriados que parecen haber olvidado la represión, el saqueo sistemático del erario, los fraudes electorales, los vicios del corporativismo, la ineptitud criminal del régimen, su labor corrosiva en todas las instituciones del Estado y en casi todos los ámbitos de la vida pública, su sumisión ante los poderes fácticos y las potencias extranjeras, sus nexos históricos con el narcotráfico.

Yo, en cambio, al PRI no le concedo ni el beneficio de la duda.

Me acuerdo del Negro Durazo y Nazar Haro, de la Brigada Blanca y Echeverría. Me acuerdo del 68, el 71, la guerra sucia, los desaparecidos, la represión a los movimientos sindicales, campesinos, democráticos.

Me acuerdo también de los 600 perredistas asesinados y de la masacre de Aguas Blancas. Del 88 y 2006 y 2013 y de los incontables fraudes electorales en estados y municipios.

Y no se me olvida que Elba Esther y Romero Deschamps nacieron, crecieron y robaron al amparo del PRI.

Tengo presente que muchos de los grandes capos fueron miembros de la tristemente célebre Dirección Federal de Seguridad. Sirviendo al PRI nacieron los cárteles de la droga. Sirviéndose del PRI es que se consolidaron y expandieron hasta convertirse en lo que hoy son.

Tengo claro que el PRI, a cargo de la seguridad y las finanzas, es corresponsable de los fracasos de Vicente Fox y que tiene las manos manchadas de sangre, pues acompañó, avaló e instrumentó la guerra de Felipe Calderón.

No se me olvida lo que presidentes, secretarios de Estado y gobernadores del PRI han robado o han permitido robar a otros. Sé que la estela de corrupción dejada por personajes emblemáticos del priismo, como Hank González, Moreira, Granier, Montiel, Cavazos Lerma, será muy pronto ensanchada por nuevos nombres.

Porque así opera el PRI, así gobierna, repartiendo el botín.

Así como no le creería ni una palabra a un Antonio López de Santa Anna que, en cadena nacional, tratara de convencerme de la conveniencia y necesidad de vender a EU la mitad de México, tampoco le creo a Enrique Peña Nieto y a los suyos cuando promueven y justifican su reforma energética.

Me indigna el cinismo cuando enumeran los muchos problemas que enfrenta Pemex, cuando la presentan como una empresa quebrada. Como si ellos no hubieran sido responsables de administrarla durante tantas décadas, como si no la hubieran saqueado sistemáticamente.

Menos todavía, ante la enumeración de los males de la paraestatal, olvido el Pemexgate. La escandalosa manera en que sustrajeron, con la complicidad del sindicato de Romero Deschamps, fondos de la empresa para la campaña electoral de Roberto Madrazo.

Sé que la maquinaria priista, aceitada con el dinero público, capaz de penetrar, por la vía de la tv en todos los hogares, en todas las conciencias, es brutalmente eficiente. Que aplasta, inmoviliza, produce amnesia colectiva.

A nosotros los que no olvidamos, como dice Blas de Otero, nos queda la palabra para avivar la memoria y nos quedan las calles para defender lo que a la nación pertenece. Nos, vemos pues, en el Zócalo, este 8 de septiembre.

http://elcancerberodeulises.blogspot.com

http://www.twitter.com/epigmenioibarra

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: